Cuando en el mes de marzo fuimos confinados ante una amenaza invisible e inesperada, cuando nos convertimos en testigos pasivos de la disrupción vital que supuso la pérdida de miles de proyectos, ilusiones y vidas, la cultura demostró su capacidad unificadora, terapéutica y conciliadora.

Cada contexto histórico, cada acontecimiento importante vivido por el hombre, ha sido representado a lo largo de la historia del arte como testimonio de la realidad social del momento. El arte es un catalizador de ideas, un transmisor de sentimientos, deseos e inquietudes. El arte tiene, además, un papel trascendental pues invita a la reflexión y al conocimiento como eje transformador de la sociedad.

La exposición colectiva Tancats nace como consecuencia de los efectos colaterales producidos por la primera pandemia mundial del siglo XXI, la Covid-19.

Un grupo de artistas plásticos, unidos por un proyecto común previo, ha participado en esta muestra eclética surgida de forma casual durante el periodo de confinamiento. Desde diferentes perspectivas técnicas y estilísticas, cada artista ha persistido en esa búsqueda personal, experimental y constante para plasmar su visión sobre una situación que aún a día de hoy parece irreal. Las mascarillas, las rejas o la simbología numérica son elementos iconográficos que convergen en la narración de esta nueva realidad.

Desde el punto de vista conceptual, la obra digital de Jaime Roig de Diego titulada Viral Attack ejemplifica la reacción del ser humano frente a la pérdida, la angustia, la incertidumbre o el miedo destacando valores como la esperanza, el amor, la amistad o el compromiso. El asteroide B 612 se ha convertido en un virus sobre el cual El principito de Saint-Exupéry interpreta El grito de Munch, contextualizando así el momento presente mediante dos iconos de la cultura universal.

La Fundació Baleària ha mantenido su compromiso con la cultura en la promoción y difusión de acciones y proyectos que favorecen el intercambio sociocultural entre los territorios que une la naviera. El uso de la tecnología aplicada al ámbito artístico ha incrementado el número de espectadores, sin embargo, su evidente vulnerabilidad hace imprescindible un apoyo permanente, procurando estímulos creativos que garanticen su adaptación progresiva a los nuevos tiempos.

Tras la presentación online de Tancats, se materializa en una exposición presencial e itinerante gracias al programa Llonges de la Cultura, propiciando ese tête à tête único y especial que ofrece el encuentro directo entre espectador y obra de arte.

Desde la Fundació Baleària queremos transmitir nuestro más sincero agradecimiento a Antoni Torres Martorell y a todos los organismos colaboradores que han contribuido a la realización de este proyecto.

Sandra Pilato Iranzo

Translate »